ph para medir nuestro equilibrio del terreno interior

pH: La Medida Perfecta de Tu Universo Interno

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Nuestro vasto universo se sostiene manteniendo a los opuestos en equilibrio, todo en su lugar y objetos relacionados unos a otros.

Tenemos la tendencia de dar este equilibrio por sentado, sin pensar mucho sobre lo que sucedería si la gravedad desapareciera o el sol dejara de subir debido a que nuestro planeta no esté girando.

Vemos síntomas de desequilibrio en nuestra propia atmósfera, como el calentamiento global, que indican que algo anda mal con lo que estamos haciendo en la Tierra. Sin embargo, estos síntomas son a menudo ignorados por las masas.

Como el universo, el cuerpo humano tiene también una especie de equilibrio interno que mantiene los opuestos bajo control. Cuando se produce un desequilibrio, el cuerpo es lo suficientemente amable para informarnos y envía sutiles, o no tan sutiles, señales de advertencia. Estos pueden incluir señales como fatiga, depresión, dolor, irritabilidad, aumento de peso, ansiedad y pensamientos confusos y un largo abanico de posibilidades.

Así como chequeamos la luz para ‘revisar el aceite del motor’ en nuestros autos, cuando ‘la luz de nuestros sistemas’ se apaga, somos sabios para escuchar y responder. Mejor aún, no deberíamos dejar que nuestros cuerpos lleguen a un punto en el que la luz se enciende.

Sin embargo, algunas veces les damos a nuestros vehículos más respeto con un mantenimiento regular que a nuestros propios cuerpos. Empujamos y empujamos y empujamos hasta que no podamos más, haciendo caso omiso de todas las luces intermitentes a lo largo del camino hasta que de repente nos encontramos con una enfermedad crónica, algunas veces mortal, que nos priva de preciosos años.

Cuando miramos a nuestro alrededor, podemos ver claramente que la mayoría de personas están sufriendo de un desequilibrio. La obesidad, enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y una serie de otras enfermedades son en realidad síntomas del desequilibrio.

Son gritos desesperados de ayuda; para la mayor parte son la última y definitiva advertencia antes de que el cuerpo se apague totalmente. A pesar de que todo esto es triste y pasa cada día a nuestro alrededor en el mundo real, si hay una forma de recuperar el equilibrio y poner el cuerpo de nuevo en marcha, dejando atrás los síntomas. Y no es tan difícil como se nos quiere hacer creer.

Equilibrando el Cuerpo

La respuesta a la buena salud radica en el equilibrio de la química de nuestro interior, que no es una tarea demasiado difícil de entender. La mayoría de la gente, sin embargo, no se toma el tiempo para conocer cómo funcionan sus cuerpos ni las funciones corporales que los mantienen con vida.

Según algunos expertos, los marcadores más comunes de la salud utilizados hoy en día, incluyen los recuentos de colesterol, presión arterial, azúcar en sangre, hormonas, etc., que son en realidad muy pobres indicadores de lo que realmente está pasando. Si bien pueden indicar problemas en ciertos sistemas, no identifican con precisión el estado general del cuerpo.

Cuando el cuerpo está fuera de equilibrio, toma los recursos de donde puede, en un intento de recuperar su control. Esto es lo que a menudo se manifiesta en las pruebas estandarizadas como las de nuestros exámenes anuales de analíticas convencionales.

Un experto en la materia como es el Dr. Sang Wang, sugiere que hay un indicador mucho más preciso de la situación de nuestro universo interior, y que es el pH. Wang dice que el pH, una medida de la acidez o alcalinidad de los fluidos internos, afecta a cada célula.

Según Wang, diferentes áreas del cuerpo tienen diferentes niveles de pH, pero el pH de la sangre es el más indicativo de la salud en general. Un óptimo pH en la sangre cae dentro de un rango muy estrecho y debe mantenerse allí para mantener todos los sistemas en equilibrio. El Dr. Wang dice:

“Muchas enfermedades son de origen degenerativo en adultos y son causadas por la acumulación de desechos ácidos en el organismo, o dicho de otra manera, por la incapacidad del cuerpo para eliminar el exceso de desechos ácidos originados por el estilo de vida moderna y dieta equivocada.”

Una vez que la química de la sangre se desvía de esta ventana, comenzamos a funcionar mal. Podemos funcionar mal por años, como a velocidad lenta, sufriendo de irritaciones menores, como dolores de cabeza o fatiga sin darnos cuenta de lo que estamos haciendo para sabotear el orden perfecto de nuestra química de la sangre.

Acidificación en Exceso

Como esperamos estar enfermos y perdernos el hecho de que el cuerpo humano puede funcionar idealmente bien mucho tiempo, no buscamos la salud perfecta. En su lugar, enfrentamos las enfermedades en nuestros cuerpos como si vinieran del exterior, algo que nos pasa por casualidad.

La verdad es que la enfermedad en realidad viene del interior y es el resultado de una química sanguínea mal equilibrada. Young dice que la sobre acidez mantiene a la población de países desarrollados obesos y enfermos.

Hemos llegado a ser una nación demasiado ácida gracias al consumo de alimentos altamente procesados y consumir muy pocos alimentos alcalinizantes sanos. Un cuerpo ácido es vulnerable a los gérmenes, y aunque nuestros sistemas internos luchan para mantener un ambiente alcalino, se abruman y surge el caos.

Una dieta adecuada es la única forma de mantener un equilibrio ácido/base sano; no hay otra forma. Como la comida es el combustible del cuerpo, es conveniente pasar algún tiempo pensando sobre el combustible que le damos a nuestras células.

Lo Hicimos y Podemos Deshacerlos

Sobre la acidez, en su mayor parte, hay una elección que hacemos. Entendiendo esto, podemos empezar a hacer buenas elecciones. Equilibrar el cuerpo es como tener una segunda oportunidad. Encontrar los signos de un desequilibrio del pH temprano hace que sea más fácil recuperar la salud – antes que los órganos comiencen a tener daños irreversibles.

Entiende que si sufres de algo como dolor crónico, dolores de cabeza, irritabilidad, fatiga, alergias, problemas de sinusitis o confusión mental, tu cuerpo te está dando una señal. El primer paso para volver a equilibrar la química del cuerpo es alimentarlo con alimentos alcalinos de alta calidad. Y desechar todo tipo de producto de “segunda” calidad. Como todos los procesados, azúcares, harinas blancas, bebidas alcohólicas etc.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

0 Comments